Badabun te recomienda

6 daños graves que el bra le está haciendo a tus pechos. En unos años te arrepentirás



El sostén forma parte de la vida cotidiana de una mujer, es la primer prenda que se pone y bueno, también la primera que se quita al llegar a casa después de un laaargo día…Puede ser algo incómodo, pues los tirantes se encajan en la piel, las varillas pican y aprieta por completo a nuestras “nenas”, sin embargo es como muchas lo llaman “Un mal necesario”, pues hay algunas mujeres que tienen un busto demasiado grande y pesado, que sin el soporte adecuado puede convertirse en una verdadera pesadilla. 


Pero lo que nunca nos dijeron es lo peligroso que puede ser tener a tus “chicas” enjauladas durante días, tal vez sea conveniente darles un respiro, de lo contrario, podría traer graves consecuencias a tu salud… ¡Pon atención! y ten en cuenta que un poco de libertad no les vendría nada mal a ese par de montañas que tienes en el pecho. 



1. Usar sostén puede ser literalmente un dolor de cabeza… 


Todos esos ganchos incómodos, las correas ajustadas y los elásticos por todos lados ¡y no hablemos de las varillas! en fin, es casi un aparato de tortura que pues en teoría nos ayuda a mantener cada cosa en su lugar, pero la verdad resulta mucho más cómodo dejar de usarlo que tratar de buscar un estilo que se adecue a nuestro cuerpo ¿Si o no chicas? Además las chicas que usan tallas D o DD, solamente pueden encontrar un bra de su talla en tiendas departamentales, donde cada pieza cuesta un ojo de la cara ¡Ni hablar! ¡Que viva la libertad! 

2. Ni siquiera son necesarios


¡Sorpresa! Hemos vivido engañadas toda nuestra vida, pues un estudio conducido por el científico francés Jean-Denis Rouillon, la utilidad de los sostenes es una ilusión, un truco, ya que él investigó durante 16 años a 300 mujeres. Los resultados fueron impactantes, ya que las chicas que no usaban sostén, desarrollaron su musculatura natural, lo que les ayudaba a combatir el efecto caído y la flacidez del pecho. 

¿Ves? No todo es lo que parece...

3. Podrían traerte problemas si quieres ser madre


Mira, tal vez aún sea muy pronto para pensar en familia, hijos, etcétera… Pero… Lo que sí debes saber es que con el paso del tiempo, las varillas aplastan las glándulas de las cuales sale la leche, además, las esponjas que cubren el pecho, aplastarán tu p3z0n y con ello la lactancia será mucho más difícil.. así que tal vez ahora no te afecte, pero deberías considerar las consecuencias. 



4. Los sostenes con varilla pueden provocar callosidades e incluso bultos 


Las varillas del brasier se encuentran por lo general alrededor del nacimiento del busto y la mayoría de las chicas tienden a usar la talla de sostén equivocada, por lo general más pequeña, así que la varilla prácticamente se encaja en la delicada piel del pecho, la presión del metal contra la piel provoca algunas veces abscesos, que son bultos de grasa acumulada, como un barro enterrado, pero gigante… los cuales son bastante dolorosos, e incluso pueden salir callos y la piel tiende a oscurecerse… ¡Es un caos! y uno muy molesto… 

5. Cortan la circulación


Como mencionamos en el punto anterior, los bras muy ajustados pueden causar graves problemas debido a que bloquean la circulación, esto provoca además dolores de espalda y un terrible dolor de cabeza… Así que, un buen propósito de año nuevo puede ser dejar de usar sostén ¡Año nuevo, reglas nuevas! 

6. Usarlo no hará tu pecho más firme


Volviendo al estudio del investigador francés,  el resultado que arrojó la investigación sobre las mujeres que siempre usaron sostén es simplemente impactante, pues estas chicas se dieron cuenta que al momento de quitarlo, vieron los devastadores efectos de la gravedad reflejados en su cuerpo, ya que al contrario del primer caso, las varillas del brasiere, aplastaron los músculos y no permitieron su desarrollo.

Recomendados
Recomendados
Publicidad