Badabun te recomienda

Encontraron algo escalofriante en el último bote del Titanic. La iglesia lo ocultó por años…


La noche del 14 de abril de 1912 el mundo entero se conmovió luego de conocerse la terrible noticia del hundimiento del barco más grande de todos los tiempos. El RMS Titanic. Un buque de proporciones épicas, que fue construido con el propósito de transportar a miles de pasajeros desde Europa hasta los Estados Unidos.



Desgraciadamente en su trayecto se impactó con un iceberg y dos horas y media después cayó al fondo del océano Atlántico. Desde ese momento la historia del Titanic ha estado rodeada de misterios y escalofriantes secretos.

Un mes después del accidente en donde murieron más de 1500 personas, el RMS Oceanic descubrió un bote de madera en medio del Atlántico. Esto fue lo que encontraron…




A 320 kilómetros del lugar del accidente los tripulantes del Oceanic encontraron un pequeño bote salvavidas que a lo lejos pareció estar vacío. Aún así el capitán dio la orden de que una patrulla fuera e inspeccionara, ya que seguramente perteneció al Titanic y en su interior podrían encontrar un valioso tesoro.




Los 8 tripulantes que acudieron a la misión quedaron aterrados al ver lo que había dentro del pequeño bote, encontraron 3 cuerpos en proceso de descomposición, dos de ellos vestidos de bomberos, quienes trabajaban en la sala de máquinas del Titanic. Mientras que el tercer cuerpo perteneció a Thomson Beattle, un pasajero de primera clase, de 37 años, que se encontraba disfrutando de una cena de gala al momento del accidente.


Cuando los hombres intentaron levantar uno de los cuerpos desde los brazos, estos se le separaron del cuerpo. Fue en ese momento en el que la tripulación decidió realizar una pequeña ceremonia luctuosa marítima, por lo que cubrieron los cuerpos con mantas, rezaron y después arrojaron los restos al mar.

Luego de la investigación el pequeño bote salvavidas fue identificado como el Collapsible Boat A, el último en abandonar al Titanic antes de hundirse. Se cree que fue abordado con 30 pasajeros. Quienes murieron por lo bajo de las temperaturas del lugar. Algunos pudieron ser rescatados por otras embarcaciones y el resto falleció con el paso de los días.

Otro de los pasajeros del bote fue Edward Lindell, quien perdió a su mujer durante el accidente y quien murió durante los 30 días que el bote salvavidas se quedó a la deriva en el océano, su anillo de casado fue encontrado con la inscripción “Edward a Greta”, descubierto por los integrantes del RMS Oceanic en el famoso Bote A.


Se sabe que las imágenes del rescate y una carta escrita por uno de los tripulantes del Oceanic fueron subastadas a finales del 2016. Crucé el Atlántico un mes después de la catástrofe del Titanic.


Recogimos uno de los botes salvavidas con cuerpos irreconocibles de un pasajero vestido de noche y de dos bomberos. Los brazos quedaron en las manos del oficial del Oceanic. Los cuerpos fueron enterrados y una plegaria fue rezada. El bote luego fue colocado en nuestra cubierta".



Finalmente, otros textos encontrados y que la Iglesia Católica ocultó por muchos años, contienen los testimonios de varios de los pasajeros que perdieron la vida en este bote salvavidas. En estos relatos la mayoría asegura que el día del accidente se cometieron cientos de asesinatos, ya que las autoridades religiosas que viajaban en el Titanic prohibieron que los pasajeros que no viajaran en primera clase abordaran los botes salvavidas. Incluso una de las cartas señala que durante la cena de gala el capitán de la nave aseguró espacio en los botes salvavidas para todos los pasajeros que viajaban en primera clase. 

Han pasado más de 100 años desde aquel terrible accidente, sin embargo, los misterios alrededor de la embarcación más famosa del mundo parecen no tener fin.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad