Badabun te recomienda

Este es el lugar más peligroso del planeta. Fue creado por Dios para castigarnos…


En el río Cypress Creek de Wimberley, Texas podemos encontrar el Pozo de Jacob, que se distingue por sus hermosas aguas cristalinas y por haberse formado de complejas cavernas, además de atraer a millones de turistas de todo el mundo. 


Por otro lado, un buen número de artistas y científicos visitan cada año este lugar para llevar a cabo investigaciones sobre la formación de las cavernas y la impresionante buena calidad del agua que fluye constantemente. Lamentablemente desde su descubrimiento acabó con la vida de al menos 78 buceadores, 67 hombres y 11 mujer, quienes se aventuraron a explorar su mayor profundidad. Ese lugar está lleno de piedras preciosas y minerales hermosos que ponen a prueba la avaricia del hombre, pues entre más profundo llega el buceador, más piedras y metales preciosos puede ver; sin embargo, son muy pocos los buceadores que han sobrevivido, después de tomar algo de ese preciado tesoro. 


Sin duda se trata de uno de los lugares más peligrosos en todo el mundo, lo que lo ha convertido en toda una atracción para aquellos amantes del peligro y que disfrutan de encontrar tesoros perdidos. 

El Pozo cuenta con una apertura de 4 metros de diámetro y 10 metros de profundidad. A medida que nos adentramos en sus entrañas verticales este se divide en 4 cuevas separadas, que logran alcanzar hasta 40 metros de profundidad. 




Cerca de los 9 metros de profundidad se puede encontrar la primer caverna, con una longitud de 16 metros, esta cueva se encuentra muy bien iluminada por lo que se puede apreciar la gran cantidad de peces y algas que en ella habitan y por si fuera poco, las abundantes piedras y metales preciosos hacen que cualquiera intente explorar ese peligroso lugar.  

La segunda cueva se puede encontrar a los 24 metros, cuenta con una entrada muy estrecha y peligrosa, hace algunos meses un estudiante local murió ahogado quedándose atascado en ella. Las 3 primeras cavernas se componen principalmente por grava suelta, por esta razón los buzos evitan tocar sus paredes y así evitar cualquier posibilidad de derrumbe. 


Finalmente la cuarta y última cueva es conocida como “la cueva virgen” y su acceso es sumamente complicado, se trata de la más profunda y con la entrada más estrecha, por donde apenas puede pasar un solo buzo. Además de que en su interior se pueden encontrar sedimentos de piedra caliza, diamante, rubíes, etc. que, si se mueven pueden provocar un terrible derrumbe.

Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad