Badabun te recomienda

Le dio viagra a su hija y lo metieron a la cárcel. 3 años después le pidieron perdón llorando


Un bebé es un regalo hermoso que todo matrimonio busca para formar su propia familia, así como lo fue la pequeña Elodie en la vida de sus padres. Tras horas de estar en labor de parto, Annie Nilsson se convirtió en una feliz madre, al parecer todo había salido bien, y cuando la niña nació su esposo estuvo ahí para cuidar de ambas. Aunque pronto esa felicidad se convirtió en tragedia y desesperación…



Una vez que se completó el proceso y se checó el estado de salud de la bebé, todo parecía en orden y después de unos cuantos días, la familia pudo ir a casa. Los padres primerizos estaban felices, una vida nueva les esperaba, sin embargo, meses después notaron que cosas extrañas ocurrían con su bebé.




La pesadilla comenzó a los 3 meses de haber llegado a casa, pues una noche el llanto desesperado de la pequeña Elodie despertó a sus padres, era un grito desgarrador, al llegar a la cuna vierona a su bebé completamente hinchada del estómago y sus ojos parecían estar inyectados en sangre… horrorizados, llevaron inmediatamente a la niña al hospital. 


El diagnóstico no era nada prometedor, Elodie tenía ya 3 meses y no había crecido ni la mitad que lo de un bebé de su edad, además había desarrollado una extraña enfermedad en los vasos que drenan los desechos de las células, éstos afectaron directamente el área de los intestinos, por eso la inflamación exagerada de la niña. 

Lamentablemente el tratamiento era carísimo y aunque los padres tenían seguro médico, éste no cubría enfermedades extrañas como la que padecía Elodie, además el compuesto activo era sumamente difícil de conseguir puro. Pero pronto los padres descubrieron que el elemento que salvaría la vida de su hija se encontraba en la famosa pastilla de viagra. 


Los doctores además de no cubrir los medicamentos de la pequeña, se negaron a darle la píldora, ya que según ellos era “poco ético” e incluso peligroso para una bebé de menos de un año. Los padres no sabían qué hacer, no podían costear el tratamiento y los médicos no dejaban opción más que intentar salvar a la pequeña por su cuenta.




Pronto comenzaron una campaña para salvar la vida de su hija, donde recaudaron fondos para tratar la enfermedad de Elodie, y combatir la negligencia de la compañía de seguros que no hacían nada para curar a su hija. La niña estaba muriendo, y entonces su padre decidió darle a escondidas una píldora azul, se escabulló en el hospital en horario de visitas y le dio una sin que las enfermeras se dieran cuenta. Al día siguiente la pequeña había mejorado de una manera notable, pronto los médicos descubrieron lo que el hombre había hecho y comenzaron los pleitos legales. La policía capturó al papá y lo sometieron a un juicio que terminó perdiendo. Tres años fue su sentencia. Ni el mejor abogado de la ciudad pudo ayudarle. 


Afortunadamente, Annie logró mover sus contactos y pudo llevar su historia al programa de televisión estadounidense “The Doctors” donde expuso todo lo que estaba ocurriendo con su hija y como la compañía no quería cubrir el tratamiento y que ni siquiera querían darle la píldora azul con el compuesto activo que le había salvado la vida una vez. Lamentablemente, el padre seguía detenido, pero su esfuerzo valió la pena, todos los medios de comunicación apoyaban a su hija y criticaron fuertemente al hospital, sus doctores y a la aseguranza. 

Gracias a este escándalo, la corporación de seguros médicos no tuvo opción más que ayudar a la familia y lograron ganar el caso, así que la pequeña Elodie pudo recibir el tratamiento que tanto necesitaba para tener una vida digna. Sin embargo, Annie Nilsson, la madre, compartió un emotivo mensaje a través de Facebook una vez que la pesadilla terminó y cuando habían ganado el caso contra la aseguranza médica, pues días después de que se transmitió el show, la mujer recibió la llamada de un ejecutivo de la compañía, donde le dijeron que estaban dispuestos a cubrir la enfermedad extraña de su hija: 


“...Después de meses de apelaciones, negativas y callejones sin salida, este hombre simplemente nos llamó y todo terminó. Debería sentirme aliviada pero honestamente me siento molesta. Nosotros recibimos ayuda porque somos buenos usando las redes sociales. Porque conocemos gente que conoce a otra gente que trabaja en la TV. Porque la medicina que necesitábamos era viagra y eso hace la historia interesante. Pero la mayoría de las historias de familias que sufren de enfermedades raras no logran llegar a la televisión para que a la gente le importe… La mayoría de las familias deben luchar estas batallas completamente solas...”

Al poco tiempo, el abogado del padre interpuso un nuevo recurso que le dio la libertad. La vida de esa familia había regresado a la normalidad y su hija se había sanado. La luz volvió a brillar para ellos. 


A los 3 años del incidente, el que era director de la compañía de seguros que se negó en aquel tiempo a atender a su hija, había renunciado a su puesto y a manera de disculpa le escribió una carta al valiente padre que fue a prisión por salvar la vida de su hija. En ese escrito pedía disculpas y daba los buenos deseos. También en el sobre había un cheque por 25 mil dólares que él mimo pagaba de su dinero, pues de verdad, estaba muy arrepentido. 

Debe haber mayor conciencia por parte de los que más tienen y cuya responsabilidad y trabajo es asegurar la vida de los demás, como dice Annie, no deberían necesitar una buena historia y mover medio mundo para ser escuchados.

Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad