Badabun te recomienda

Lo que este niño de 7 años hace para mantener a su papá sin piernas te romperá el corazón


¨No puedo vivir sin mi padre¨ estas fueron las palabras que a sus 7 años Ou Yanglin le dijo a un reportero, su historia simplemente te partirá el corazón, ¿qué debería estar haciendo un pequeño a esa edad? ir al escuela, divertirse y disfrutar la vida, pues aún no hay ninguna responsabilidad, sin embargo, este niño en China a su corta edad ha enfrentado lecciones más fuertes que muchos adultos, cuando llegó a este mundo, su madre no fue aquella que esperaba ansiosa tenerlo en brazos, ella en realidad…


Sólo quería que el parto terminará para salir huyendo como un delincuente del hospital, ni siquiera se tomó la molestia de sostener a su pequeño un momento, su padre no podría creer que aquella mujer fuera tan despiadada, nunca supo la razón por la que los abandonó, sin embargo esa tarde mientras recogía a Ou del cunero, le prometió que jamás lo dejaría solo. 




Este padre tenía miedo de no hacer un buen papel, de que su hijo sufriera por la falta de su madre, temía no darle la vida que se merecía, sin embargo con todo su esfuerzo lo sacó adelante, con ayuda de la abuela él podía irse a trabajar todos los días a la construcción, no ganaba mucho pero era lo suficiente para darle una vida digna a su pequeño.  

Después de tres años conoció a la que pensaba era una buena mujer, tuvieron una niña y por fin el cuadro familiar estaba completo, pero nadie imaginó que aquella mañana las cosas cambiarían, su esposa recibió una llamada en donde le explicaban que el padre de Ou había sufrido una fuerte caída desde 10 metros, la mujer no podía creerlo y enseguida partió al hospital. 


Ahí estaba, el pilar de la familia tumbado en una cama, el golpe fue tan fuerte que destrozó sus costillas y la columna, ¡ya no volvería a caminar! paralizó completamente su cuerpo de la cintura hacia abajo, su nueva mujer sólo soportó el primer año de la enfermedad y se fue con la pequeña de 3 años. Sus familiares hicieron todo lo que estuvo en sus manos para ayudarlo, pero los recursos se agotaron. Por si fuera poco, las heridas en las piernas del papá se complicaron por falta de medicamentos y tuvieron que ser amputadas. En esa operación la pobre familia se acabó todos sus recursos económicos, por lo que tuvo que pedir dinero a familiares y amigos y al no poder pagar, todos le dieron la espalda. 

Sin embargo, hubo alguien que nunca lo abandonó, el pequeño Ou, a pesar de que no tiene nada que ofrecerle, siempre ha estado a su lado, este niño con sólo 7 años entiende que papá no volverá a caminar, que no tiene a nadie más en el mundo, pero que siempre va estar con él, este niño no puede perder el tiempo corriendo por ahí, porque su padre lo necesita. 


Todas las mañanas se levanta a las 6 para cocinarle, alimentarlo le toma bastante tiempo, a veces su padre no se levanta de buen humor y tiene que convencerlo de comer algo, afortunadamente su escuela está cerca, así que Ou no espera ansioso el recreo para jugar, él va corriendo a casa a ver cómo se encuentra su padre, cuando regresa pone toda su atención en la escuela, ¨Cuando crezca seré un gran médico para curar a papᨠexpresó el niño. 




Ellos viven con ayuda del gobierno, pero apenas y les dan lo equivalente a ¡900 pesos! por mes, las medicinas que requiere son bastante costosas, así que después de la escuela el niño recorre un par de horas las calles buscando chatarra, lo hace todos los días, sin alimento, sintiendo el calor o el frío de las calles a través de lo roto de sus zapatos, todo para conseguir un aproximado de 60 pesos, a veces tiene que decidir entre comer él o comprar las medicinas, pero al pequeño parece no importarle sacrificarse por la persona que más ama. 


Después de un día tan pesado Ou no llega a descansar, pues el hecho de que su padre esté acostado todo el día le provoca fuerte llagas en la espalda, las cuales le cura con mucha delicadeza, lo hace con todo el cuidado y paciencia, pues cuando su padre se queja de dolor, la desesperación de no poderlo curar entra en ese pequeño cuerpecito. 


Este niño es el ejemplo de que no importa de donde vengas, ha sufrido la carga del abandono de su madre, perder a una familia y ahora su infancia poco a poco se esfuma, sin embargo sólo tiene amor para dar, hace todo por sacarle una sonrisa a su padre y se esfuerza día con día para superarse, aunque todo eso signifique que no pueda jugar como aquel niño con el trompo, brincar la cuerda por las tardes, balancearse en un columpio o pedir un coche de carreras, él sólo observa a todos esos niños en el parque mientras junta chatarra para llevar dinero a casa. Ahora dime ¿Aún te darás el lujo de decir que tienes una vida miserable? de no ver la salida, de justificar que no haces nada porque la vida te ha tratado mal, ¡no tienes derecho! no mientras un pequeño es capaz de hacer todo por el hombre que le dio la vida. 

Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad