Badabun te recomienda

Niño de 6 años narra cómo su mamá asesinó a su hermanita. Te dará escalofríos


En este mundo no existe crimen más terrible y traumático que el asesinato de un niño o niña y sin duda alguna, se vuelve todavía peor cuando este acto lo comete tu propia madre o tu propio padre. Así es, la trágica historia de A.J de tan solo 7 años, quien tuvo en sus diminutas manos el destino de su mamá en una sala de juicio en el estado de Florida.



Después de seis meses de estar separados el pequeño A.J ni siquiera reconoció a su madre que se encontraba en la misma sala que él, pero cuando lo hizo no pudo evitar romper en llanto, al igual que la mujer, Amanda Lewis. 




Todo comenzó en una pequeña ciudad casi deshabitada llamada Esto, Fla. Blink, en donde Amanda, una joven madre soltera de 27 años vivía con A.J de seis años en ese entonces y su media hermana, Adrianna, de solo 7 años de edad, quienes aparentemente eran una familia de lo más normal. 

Fue en el año 2008 cuando Amanda comenzó a trabajar como enfermera durante las noches, era por eso que se vio en la necesidad de dejar a sus hijos solos con una única regla: no utilizar la piscina que estaba en el patio. 


¨Les dije que no podíamos utilizar la piscina hoy, pero ellos querían salir unos minutos mientras yo dejaba todo listo para irme¨, declaró Amanda a las autoridades.

En la parte del patio había una pequeña piscina de solamente 80 centímetros de profundidad, perfecta para que los niños jugaran, pero no podían subirse sin la supervisión de un adulto o por medio de una escalera que estaba guardada en un cobertizo de la casa. 

La mujer también declaró que A.J estaba gritando que su hermana estaba en la piscina, pero ella pensó que a un lado de ella. ¨Corrí hacia fuera, cuando llegué a la piscina estaba morada, boca abajo¨, dijo Amanda.


Inmediatamente la mujer llamó al 911, la pequeña fue trasladada a un hospital cercano, hicieron todo por volverla a la vida, sin embargo fue declarada muerta oficialmente a las 5:05 pm, todo parecía normal, un accidente en el hogar que tuvo un final bastante triste, pero la verdad salió a la luz unos cuantos días después… Amanda estaba mintiendo. 



El pequeño comenzó a hacer unos dibujos bastante extraños donde aparecía su hermana fallecida dentro de la piscina y su propia madre ahogándola. 


A.J dio declaraciones verdaderamente desgarradoras ante el juez, mencionó que su hermana nunca se ahogó por accidente, fue su propia madre quien en un arranque de locura la sumergió en una piscina, además la pequeña medía cerca de 1.20 m y la piscina tenía solamente 80 centímetros de profundidad… algo no andaba bien. 


Algunos testigos mencionaron que además la pequeña Adrianna la tenía muchísimo miedo al agua y que jamás entraba a nadar a esa alberca, incluso algunos compañeros de trabajo de Amanda mencionaron que 3 meses antes de la muerte de la pequeña les dijo que quería matarla, por el simple hecho de haber rayado su auto con un plumón permanente, solo eso bastó para hacerla perder la cabeza y terminar su vida de la forma más monstruosa de todas. Aunque la mujer dijo que ese comentario fue en tono de ¨broma¨ ya estaba firmando su propia sentencia. 

Bastaron únicamente dos horas de ese desgarrador juicio y de las declaraciones del valiente A.J para mandar a su madre a la cárcel de por vida. Amanda era culpable de asesinato. Las lágrimas de la mujer y el llanto inconsolable del pequeño fueron la clave para hacerle saber al mundo la verdad…



Recomendados
Recomendados
Publicidad