Badabun te recomienda

Obligó a su hijastro a darle su S3M3N por 23 años. Lo que hacía con el te hará llorar


Hay temas bastante vergonzosos para los chicos, sobre todo si hablamos de esos que surgen en la etapa de la adolescencia, no es lo mismo hablar con tu padre que con una figura femenina, pero la cosa se pone aún peor cuando esa persona es tu madrastra, esto fue lo que le pasó a un joven de 15 años en Australia, Alex Powell, que terminó haciendo lo que la esposa de su padre le pidió, al principio se resistió, pues no lo veía necesario, sin embargo el paso del tiempo le dio razón cuando…


Alex estaba ansioso de cumplir 15 años, por fin dejaría de ser ese niño que se divertía con un par de carritos, la adolescencia llegó a su vida y con ella nuevos amigos, escuela y hasta un par de chicas, sin embargo las cosas cambiaron repentinamente... Lo que parecía ser la mejor edad de su vida se convirtió en una prueba de vida. Llevaba un par de días sintiéndose bastante cansado, no le daba mucha hambre, pero lo que realmente preocupó a su padre fueron las hemorragias frecuentes.  




Alex lo recuerda como si hubiera sido ayer, estaba jugando en la cancha de la escuela, el partido era muy bueno, sin embargo, cuando la pelota tocó sus piernas, una nube blanca se apoderó de sus ojos, claramente sintió como el frío subió a su cabeza y en cuestión de minutos tenía sangre saliendo por la nariz y boca, como si se hubiera roto una llave. El impacto para el resto del equipo fue tan fuerte que todos se acercaron para auxiliarlo, después de unos minutos los paramédicos lo llevaron a urgencias. 

El diagnóstico fue desgarrador, mientras Alex luchaba entre la vida y la muerte en aquella habitación, le informaron a su padre que lamentablemente su hijo tenía cáncer, ¿Cómo era posible? un joven que apenas iniciaba su camino, ahora era preso de uno de los peores infiernos. Era necesario que comenzará el tratamiento de quimioterapia cuanto antes o moriría en cuestión de meses. 


¿Qué piensas cuando te dicen que alguien que amas tiene cáncer? estamos tan acostumbrados a ver miles de historias tristes en las que esta terrible enfermedad se lleva a las personas en un abrir y cerrar de ojos que lo único que queremos es hacer hasta lo imposible por encontrar la cura, así fue como lo tomó su padre, aquel hombre estaba desecho, no hizo más que arrodillarse y con lágrimas en los ojos le suplicó a Dios en la capilla del hospital por la vida de su único hijo.


Pero la madrastra se convirtió en el pilar de la situación, no es que no quisiera a Alex, pero ella pensó en el futuro, mientras todos tenían ideas fatalistas en donde el joven terminaría perdiendo la vida, Patricia Powell entró a la habitación con su hijastro y le pidió algo que marcaría su vida, ¨Hijo es necesario que me des un poco de s3m3n¨ cualquiera en su sano juicio pensaría que esa mujer estaba loca. Así que Alex le pidió que abandonara la habitación, sin embargo, ella insistió y le explicó que con la quimioterapia quedaría estéril, por ello era necesario congelar sus fluidos. 




Esta mujer actuó diferente, pensaba en el futuro, estaba segura de que Alex sería uno de esos guerreros del cáncer y en efecto tuvo razón. Después de someterse a varias quimioterapias, perder casi el 50 % de su peso, decirle adiós a su cabello, por fin la luz volvió y ese chico venció la enfermedad. 


Afortunadamente durante esos 23 años de lucha, la mujer congelo los fluidos de su hijastro. Alex continuó con su vida normal y en el 2013 decidió contraer matrimonio, después de un año de casado, estaba listo para ser padre. Todos tenían miedo de que los fluidos de Alex no hayan aguantado lo suficiente, tal vez después de dos décadas eran inservibles, pero lo intentaron, otro año pasó y por fin su esposa quedó embarazada. 


Inclusive el bebé se volvió un récord al ser producto de los fluidos de su padre guardados por tanto tiempo, la felicidad de este matrimonio al tener en brazos al pequeño no tiene explicación, Alex está muy agradecido con Patricia, pues de no haber sido tan lista jamás hubiera tenido la dicha de traer un hijo al mundo. ¡Ves! al final eso de las madrastras malvadas son puro cuento ¿No crees? 



Recomendados
Recomendados
Publicidad