Badabun te recomienda

Su tío abusó de ella por muchos años. 10 años después ella se venga de esta forma...


Muchas veces el peligro está en casa, donde menos se espera y  el lugar en el cual se deben proteger los sueños de los niños, se convierte en una terrible pesadilla. Así fue la vida de Laura Hernández García, una joven que creció al lado de un monstruo que desgraciadamente era parte de su familia… 

Laura vivía en Zacatecas en una comunidad a las afueras de la ciudad, donde comprendió desde pequeña que la vida sería muy dura, pues a la tierna edad de 9 años, un evento traumático la marcó para siempre. 


La madre de Laura, era una mujer indígena muy humilde, ella recorría 4 kilómetros diariamente para poder ir a trabajar, ella limpiaba las casas de los más adinerados de la capital, mientras Laura, desde chiquita se quedaba sola en casa, pues su marido había fallecido un par de años atrás. Sin embargo todo cambió, pues cuando la niña cumplió 8 años, uno de sus hermanos, el respetable Ignacio García se ofreció a ayudarle con los cuidados de su sobrina, la llevaba a la escuela y la niña estaba en su casa mientras ella estaba fuera, para que Laurita no se quedara sola nunca más. 




El tiempo pasó, y Laurita como muchas niñas de su familia, se desarrolló a muy temprana edad, a los 9 años, ya tenía una silueta diferente, lo cual no pasó desapercibido por su enfermo tío, quien observaba a la niña cuando se duchaba, y un día, confiado a que ambos estaban completamente solos, se metió al baño mientras la pequeña se cambiaba la ropa… 

El sujeto la tomó a la fuerza, y le arrancó la playerita rosa, Laura no paraba de llorar y pataleaba suplicando al hombre que la dejara en paz, ella no entendía lo que pasaba, sólo sabía que no quería hacerlo… Pero sus esfuerzos fueron en vano, y el desgraciado abusó de ella.


Laura no quería comer, su único refugio era la escuela, aprender cosas nuevas, y huir de ese infierno en el que vivía. La niña jamás confesó nada a su madre, pues el sujeto la amenazaba constantemente, pero todo acabó cuando Laura cumplió 15 años y decidió hacer su vida lejos de ahí, jamás regresó ni a visitar a su madre, solamente tenía un objetivo: Estudiar medicina y ayudar a las personas… ella quería hacer el bien a los demás. 




Afortunadamente, su inteligencia y ganas de salir adelante, fueron su mayor impulso, ella se graduó con honores, y se dedicó a la cirugía, nada la hacía más feliz que salvar vidas, aunque sus recuerdos de la infancia la atormentaban todo el tiempo, su tristeza era demasiada, no podía dejar las cosas así, pero a pesar de que habían pasado ya 10 años, tenía miedo de enfrentar a su tío. 

Pero como es bien sabido, el karma hace su trabajo, y una tarde mientras se preparaba para extraer una bala de la pierna de un hombre, Laura se dio cuenta de algo, el sujeto herido al que debía curar era su tío Ignacio García. Estaba muy nerviosa, y trató de hacer lo correcto, pero su sed de venganza pudo más que el perdón… 

La chica debía terminar el procedimiento junto con dos enfermeras auxiliares, todo fue un éxito, pero Laura decidió hacer algo, ella no quería que ese sujeto lastimara a nadie más, entonces, pidió a sus dos compañeras que salieran a preparar la habitación.

Cuando llevaron al sujeto al cuarto, Laura no dejó pasar la oportunidad, esperó a que el hombre despertara, tomó un bisturí y pronunció estas palabras “Jamás te perdonaré por todo lo que me hiciste maldito” entonces, mientras el sujeto estaba semi consciente, amputó su M l E M B R 0, lo hizo lentamente, y pudo escuchar los quejidos del hombre aturdido por la anestesia pero podía sentir todo el dolor, como ella cuando tenía 9 años de edad. 

Laura sabía que esto tendría graves consecuencias, pero no le importó, ella necesitaba vengarse por todos los años de sufrimiento que el sujeto le había causado, después de cortar el M l E M B R 0 y cerró la herida con un poco de metal caliente, quería que el tipo viviera y pagara por todo el daño que le había causado. 

Después de esto, la chica huyó de la ciudad y nadie volvió a saber de ella, al parecer, obtuvo su venganza, pero lamentablemente, pagó un alto precio, jamás pudo volver a ayudar a nadie.

Recomendados
Recomendados
Publicidad